Documental Voces en la carretera - Entrevista

Francesc Del Maral
24 de septiembre de 2020
Este documental sigue la construcción de una carretera que está destruyendo silenciosamente este bosque protegido en las profundidades de la remota Amazonia peruana, provocando conflictos, miedo y deforestación a gran escala. Muchas comunidades indígenas se esfuerzan por vivir en este "paraíso" y la carretera les trae la promesa de una vida mejor, pero ¿a qué precio?

En el marco del Cuentacuentos proyecto en cooperación con SéPerú y la Comunidad Nativa de Shipetiari, situada en la Reserva del Manu, presentamos Voces en el caminoun nuevo documental que se centra en los derechos indígenas y el futuro de la Amazonía. En Xapiri hemos creado una entrada en el blog para compartir este interesante documental y entrevistar a la codirectora y coproductora Bethan John.

¿De dónde surgió la idea del documental? ¿Cuál era su relación previa con la selva del Manu o con la construcción de la carretera?

Durante varios años, todos habíamos trabajado en una estación de investigación de campo en plena selva tropical del Manu. Un par del equipo son biólogos y recogían datos científicos y dos de nosotros somos profesionales de los medios de comunicación, que trabajan para comunicar la importancia global de la selva.

Durante este tiempo, seguimos escuchando rumores de que la única carretera hacia el Manu iba a ser ampliada, causando un nivel devastador de deforestación y abriendo nuevas áreas al mundo exterior. En 2016, el entonces Gobierno Regional comenzó a construir la carretera de forma ilegal, sin una evaluación de impacto ambiental ni la aprobación del Gobierno Nacional. 

Esta construcción fue detenida a la fuerza por el Ministerio de Medio Ambiente, pero durante los dos años siguientes el Gobierno Regional animó a las comunidades locales a hacer una campaña incansable para que se construyera la carretera. Esto provocó muchos conflictos entre las comunidades y los conservacionistas. Teníamos la impresión de que la comunicación se había roto y había un punto muerto.

Queríamos entender los problemas que impulsaban este conflicto, para crear una plataforma en la que se pudieran escuchar las voces, con la esperanza de que pudieran surgir soluciones.

Equipo de documentalistas realizando entrevistas. Reserva de la Biosfera del Manu. Voces en el camino.

¿Cómo fue la experiencia de filmar este proceso? ¿Fue como se esperaba? ¿Cómo fue con las comunidades?

Estábamos muy nerviosos antes de la expedición de filmación, sabiendo que íbamos a entrar en comunidades en las que nunca habíamos estado antes, para hacer preguntas sobre un tema enormemente polarizante en la región. Nos preocupaba que nadie hablara abiertamente con nosotros y que se sintieran interrogados por nuestras preguntas. 

Estábamos especialmente nerviosos por ir a la Comunidad Nativa de Diamante, ya que es la principal comunidad que ha luchado incansablemente por la carretera. Aunque habíamos escrito al líder de la comunidad, que había aprobado nuestra visita, era imposible saber qué acogida tendríamos cuando nos presentáramos en el barco. 

De hecho, nos abrumó la forma en que cada comunidad nos acogió, siempre compartiendo un tazón de masato, una bebida alcohólica tradicional hecha de yuca, mientras nos contaban su historia. A través de estas experiencias, empezamos a comprender la desesperada situación en la que se encuentran las comunidades: se sienten completamente ignoradas y abandonadas por el resto de Perú. Lo que quieren es que se cumplan sus derechos humanos básicos, como el acceso al agua potable y a una atención sanitaria decente. Una carretera es la única opción que se les ofrece como forma de mejorar sus medios y niveles de vida. 

Antes de emprender la expedición, esperábamos que la mayoría de las personas a las que entrevistáramos fueran partidarias de la carretera. Lo que no esperábamos ni entendíamos era la compleja naturaleza de este deseo de conexión por carretera. A pesar de la campaña a favor de la carretera, los habitantes de Diamante siguen muy preocupados por los impactos negativos, como el aumento del narcotráfico, la explotación de su territorio y la pérdida de su lengua. 

Los políticos y las personas en posiciones de poder prometen a Diamante que se beneficiarán de la conexión de la carretera, a pesar de que una comunidad cercana que ha tenido una carretera durante más de 50 años sigue luchando con los mismos problemas a los que se enfrenta Diamante. Dicen que los políticos les mintieron. Además, las personas que ocupan puestos de poder no hacen nada para solucionar los graves problemas sociales y medioambientales que provocará la carretera. Resulta angustioso observar cómo la marginación y la falta de poder de las comunidades indígenas son utilizadas por los políticos como un arma contra ellas para imponer su propia agenda.

¿Hubo algún problema o impedimento con el gobierno peruano o regional?

Celebración de la primera piedra. Reserva de la Biosfera del Manu. Voces en el camino.

Nos reunimos con el entonces Gobernador Regional, Luis Otsuka, en la inauguración de la carretera. Fue una experiencia tensa e intimidante. Otsuka estaba visiblemente enfadado de que estuviéramos allí e intentó impedir que filmáramos su discurso o las excavadoras mientras derribaban el bosque. Estaba convencido de que éramos representantes de una organización conservacionista, con la que es muy antagónico. En su discurso a las comunidades, que fue muy paternalista, dejó muy claro que pensaba que la carretera debía utilizarse para abrir la zona a la extracción de gas. 

La nueva carretera atraviesa el corazón de la zona de amortiguación entre el Parque Nacional del Manu y la Reserva Comunal de Amarakaeri. Hay una larga y controvertida historia de exploración de gas en Amarakaeri. Entre 2014 y 2017, la empresa norteamericana Hunt Oil recibió concesiones del Gobierno Nacional de Perú para explorar en el 90% de la Reserva Comunal Amarakaeri. Después de provocar conflictos y divisiones dentro de las comunidades indígenas, que cogestionan la reserva, Hunt Oil se retiró en 2017 afirmando que era demasiado difícil, desde el punto de vista logístico, y por tanto caro, acceder al lugar sin una carretera. Resulta revelador que esta nueva extensión de la carretera se aprobara al año siguiente y recorriera el límite de Amarakaeri, a pesar de que la legislación peruana establece que es ilegal construir una nueva carretera para explorar gas o petróleo.

¿Cómo explicaría la complejidad entre la necesidad de tener la carretera para las comunidades, el interés del Estado y de las empresas privadas, y el rechazo de los ecologistas?

Es muy importante destacar que el deseo de conexión de las comunidades es totalmente comprensible y legítimo. Los ecologistas no han demostrado cómo se pueden satisfacer estas aspiraciones de mejorar los medios y el nivel de vida mediante la conservación y la sostenibilidad de los bosques, al tiempo que se preservan las culturas y las lenguas de las comunidades. Desde fuera, parecía que el objetivo de los conservacionistas era impedir la construcción de la carretera. Una vez que esto ya no era posible, no parecía haber ninguna estrategia o intento de limitar los impactos negativos de la carretera. 

Dicho esto, es muy fácil ser crítico desde fuera; sin duda, las organizaciones de conservación se encontraban en una posición muy difícil debido a la actitud antagónica y poco cooperativa del entonces Gobierno Regional. Ahora existe una oportunidad real de cambiar esta dinámica, ya que el año pasado se eligió un nuevo gobernador que, esperemos, piense de forma más progresista en el futuro del Manu y de las comunidades que lo habitan. 

Es urgente que estas discusiones tengan lugar ahora. El mes pasado, el gobierno regional anunció su plan de ampliar la carretera del Manu aún más para conectarla con la carretera Interoceánica. Esta nueva extensión parece estar ocurriendo bajo el apoyo del Gobierno Nacional como parte de su plan de recuperación económica COVID-19 y la esperanza de completar la construcción para julio de 2021. Si esto sigue adelante, conectará el Manu con el corazón de la minería ilegal de oro en el Perú, que es un semillero de esclavitud moderna con la trata de niños para el trabajo no remunerado y de niñas para la prostitución. Es probable que la frontera de la minería del oro se adentre en zonas vírgenes de la selva tropical y provoque niveles de destrucción devastadores. ¿Es esta realmente la visión de reconstruir mejor después de COVID? 

Las organizaciones conservacionistas deben unirse a las instituciones estatales y a las comunidades para elaborar urgentemente una estrategia que permita hacer frente a esta amenaza, ya que actualmente no existe ningún plan para proteger el patrimonio natural y cultural de la zona. Esperamos utilizar la película y la Campaña de Impacto para facilitar el debate sobre el tema y hacernos una idea más clara de las medidas necesarias.

Vista panorámica de la carretera. Reserva de la Biosfera del Manu. Voces en la carretera.

Los matsigenka Comunidad Nativa Shipetiari pudieron aprovechar el primer tramo de la carretera para tener un mejor acceso a su comunidad y al mismo tiempo pudieron controlar la explotación externa de su territorio, en parte porque ellos mismos gestionan su territorio. ¿Cuáles cree que son los pasos a seguir para que con o sin carretera se proteja la selva?

La situación de la comunidad nativa de Shipetiari es realmente esperanzadora. En el pasado, permitían la entrada de madereros en su territorio, que explotaban el bosque y la comunidad. Pero gracias a una fuerte toma de decisiones colectiva, Shipetiari pudo cambiar esta situación y acordó comunitariamente un plan para conservar su bosque y al mismo tiempo satisfacer sus necesidades sociales y económicas. 

En todas las comunidades que visitamos se expresaba con fuerza el deseo de autonomía y autodeterminación, pero debido a los años de discriminación y marginación por parte de los "colonos", a las comunidades les resulta muy difícil tomar decisiones verdaderamente empoderadas y controlar su futuro. Una de las principales formas en que Shipetiari ha logrado esto es tomando la decisión de no casarse con nadie que no sea matsigenka. Si me hubieran hablado de esto antes de la expedición, me habría parecido una reacción extrema, pero ya no. 

Escuchamos muchas historias de cómo los indígenas se habían avergonzado de quiénes son y de su identidad cultural. Hay un alto nivel de alcoholismo en las comunidades y muchos entrevistados tenían una autoestima muy baja, refiriéndose a sí mismos como "ignorantes". Con este sentido devaluado de sí mismos y la vergüenza cultural, no es de extrañar que acepten y aspiren a la visión global del progreso. Así que para proteger la selva, con o sin carretera, de alguna manera tenemos que revertir el daño que está causando la discriminación sistemática y fomentar una visión diferente del progreso que desafíe el statu quo.

Como equipo, ¿qué objetivo común tienen después de estrenar la película? ¿Podría explicar sus planes para la campaña de impacto?

A través de nuestro documental y de la Campaña de Impacto, financiada por la UICN NL y la Fundación Otter, estamos trabajando para entender y apoyar la acción necesaria para hacer frente a las injusticias sociales y medioambientales que se están produciendo en el Manu. Estamos organizando una conferencia en línea para reunir a una amplia gama de expertos que puedan explorar algunas de las amenazas a las que se enfrentan las áreas protegidas de la Amazonia y aprender de las soluciones que se están llevando a cabo sobre el terreno. Queremos saber qué medidas se pueden tomar para proteger el Manu antes de que se lleve a cabo la ampliación de la carretera. También estamos organizando talleres y actividades educativas para escolares, grupos de jóvenes y estudiantes universitarios con el objetivo de mejorar los conocimientos sobre la conservación de la biodiversidad y los derechos de los indígenas. 

El año que viene, si es seguro hacerlo, tenemos previsto volver a Manu para organizar talleres de vídeo participativo con las comunidades. El objetivo es que los miembros de la comunidad exploren los problemas, expresen sus preocupaciones y comuniquen sus necesidades a los responsables de la toma de decisiones mediante la realización de su propia película. De manera crucial, esto da a la gente el control sobre sus propias narrativas y un medio para amplificar su voz. También queremos seguir investigando el impacto medioambiental y social de la carretera del Manu ahora que se ha construido a través de la Comunidad Nativa de Diamante, realizando entrevistas en profundidad con los miembros de la comunidad.

Nuestro papel en la realización de la Campaña de Impacto consiste en actuar como facilitadores y habilitadores, dirigidos por expertos del país y orientados por las necesidades locales. Con este enfoque esperamos que la gente sienta que puede apropiarse de la Campaña de Impacto y utilizarla para alcanzar sus objetivos. Todos los recursos creados durante este proyecto estarán disponibles de forma gratuita y abierta, incluidos todos los resultados de la investigación, los planes de estudio, los talleres y los medios de comunicación. Esto garantiza que los resultados del proyecto tengan una aplicación más amplia y puedan seguir utilizándose más allá de 2021. Nos encantaría saber si alguien quiere participar.

Ha sido un placer compartir la visión del equipo que hizo realidad Voces en la carretera. Recomendamos ver el documental (abajo) para entender todas las caras e intereses que intervienen en un problema como la destrucción de un espacio protegido por la construcción de una carretera que lo atraviesa. Un documental sobre una realidad mucho más compleja de lo que puede parecer desde fuera.